Ejercicios de la gimnasia Bothmer

En artículos anteriores hemos hablado en qué consiste y en los objetivos principales de la gimnasia de Bothmer. Ahora, os vamos a proponer cómo practicar algunos ejercicios concretos.

0 comentarios
yolanda
lunes, 6 abril, 2009
gimnasia-de-bothmer

Todos los ejercicios que se engloban dentro de la gimnasia Bothmer, son principalmente una mezcla entre el cuerpo y el alma, dejándo así de lado,la mera fuerza física.

El eje

Esté inmóvil sobre su eje vertical y permanezca en esa posición concentrándose en la energía de la tierra que lo sostiene firme en el suelo y la del sol que lo impulsa a elevarse hacia el cielo. La respiración debe ser normal pero dejando que el aire fluya libre a través de su cuerpo. Después de unos segundos se sentirá descansado y con un sobrante de energía para seguir moviéndose.
Este es el ejercicio básico para comenzar a moverse y que además le puede ser muy útil en cualquier momento. Practicándolo encontrará su fortaleza interior y la seguridad de estar bien plantado en cualquier lugar donde se encuentre. Vuelva siempre a él desde la posición inicial cuando sienta que no le salen bien los demás ejercicios.

La Caida

Desde la posición vertical, parado sobre un solo pie y con la otra pierna replegada hacia el pecho, vaya descendiendo vértebra por vértebra dejando que su propio peso y la fuerza de la gravedad lo vayan tirando hacia abajo. Luego incorpórese sobre su propio eje siguiendo el camino inverso, hasta quedar firmemente apoyado sobre sus pies.

Este ejercicio es ideal para reconciliarse con su cuerpo, por eso está principalmente indicado para los adolescentes y quienes tienen una idea distorsionada de su imagen.

El lanzamiento

Uno es un dardo a punto de ser lanzado. Tiene que salir de su eje vertical y sostenerse en el punto de máximo desequilibrio del espacioentre el adelante y el atrás. Le permite liberarse de las ataduras del pasado y desarrollar su grado de riesgo para animarse a proyectar el futuro.

Posición del equilibrio

Esta postura es un préstamo del yoga. Apoyado con firmeza sobre el pie izquierdo, sitúe su pie derecho sobre el muslo. Permanezca de pie con el cuerpo bien estirado y la pierna izquierda totalmente recta. Una las palmas de las manos y colóquelas a la altura del centro del pecho. Mantenga la postura algunos segundos y luego cambie de pie.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *