Cómo tratar las varices durante el embarazo

Uno de los cambios físicos más comunes que sufren las mujeres durante el embarazo es la aparición de varices. Te contamos cómo tratarlas, ¿nos acompañas?

Cómo tratar las varices durante el embarazo


Las varices suelen surgir durante el segundo trimestre del embarazo, sobre todo en madres primerizas (alrededor de un 25%). Y es que al aumentar de peso los vasos sanguíneos se ven presionados, ralentizando la circulación de la sangre. Todo ello unido a la mayor segregación de hormonas como la progesterona, que favorece la dilatación de las venas.

Podemos prevenir este problema con algunos trucos, como realizar ejercicio o darnos masajes. Ninguno de estos métodos es 100% efectivo, pero nos ayudan a combatir las tan molestas y antiestéticas varices.

Consejos para tratar las varices durante el embarazo

Algo muy recomendable durante esta etapa es practicar ejercicio físico moderado. La natación es perfecta en este caso, pues además de poseer un efecto desestresante y aumentar nuestra fuerza muscular, estimula la circulación sanguínea.

Caminar al menos media hora cada día también nos aporta grandes beneficios, aunque debemos evitar permanecer demasiado tiempo de pie (no más de una hora seguida).

Asimismo, se aconseja dormir con los pies apoyados a una altura 10 o 15 centímetros por encima del resto del cuerpo. Así podremos aliviar el dolor y la pesadez que provocan las varices, además de prevenir la aparición de otras.

Por otro lado, jamás debemos sentarnos con las piernas cruzadas, y tendremos que prescindir de los tacones durante los meses de gestación.

Consejos para tratar las varices durante el embarazo

Un truco muy efectivo es el de realizar baños alternando agua templada y fría en las piernas. El contraste de temperaturas hace que las venas se contraigan y dilaten, favoreciendo la elasticidad de las mismas. Lo mejor es aplicar el agua con bastante presión, usando el cabezal de la ducha en sentido ascendente, manteniendo el agua fría 30 segundos y la templada 15.

En el tratamiento de las varices durante el embarazo es importante, además, masajear a menudo los tobillos para facilitar la circulación, ya que ésta es la zona más castigada. Una vez más, lo mejor es hacerlo en dirección ascendente y utilizando geles y cremas frescos y relajantes; si las varices nos causan dolor, el hielo será nuestra mejor opción, aunque si lo preferimos, podemos adquirir aceites especiales para ello en herbolarios y farmacias. De ser posible, lo más recomendable es acudir a un profesional que descargue la tensión de todos nuestros músculos.

Por otro lado encontramos las medias de compresión, diseñadas especialmente para favorecer la circulación durante el embarazo. La altura y compresión de las mismas puede variar dependiendo de las características de cada mujer, por lo que en este caso es nuestro médico quien debe decidir qué medias son las más adecuadas para nosotras. Llevar ropa ancha y cómoda también es fundamental.

 varices durante el embarazo

Como hemos mencionado anteriormente, puede que estas medidas sean insuficientes, ya que la aparición de varices depende de muchos factores (genética, alimentación, estilo de vida, etc.). Para librarnos de ellas definitivamente nada mejor que acudir a un centro especializado y consultar las posibilidades que nos ofrecen.

¿Qué otros remedios incluiríais para tratar las varices durante el embarazo?

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *