Cómo reconocer nuestros errores

Una de las cualidades que nos hace humanos es cometer errores. A pesar de que no hay nadie que se salve de eso, hay muchos que se niegan a reconocer sus propios fallos, y esto es algo que puede llevar a muchos momentos de tensión y malestar.

Si eres de esos que siempre echa la culpa a los demás y nunca, a tu juicio, cometes ningún error, hoy te damos unos consejos para que cambies de actitud y sepas también ver lo que haces mal.

 

Aunque no seamos conscientes en un primer momento, muchas discusiones pueden llegar a tener más importancia de la que realmente tienen debido al hecho de no ser capaz de reconocer sus propios fallos y mantener una actitud orgullosa.

Hay que ser honesto y coherente con uno mismo. De la misma manera que nos damos cuenta de los errores de nuestros compañeros o amigos, nos tenemos que mirar a nosotros mismos y reconocer nuestras propias equivocaciones.

Y es que el primer paso es que nos demos cuenta de ello, y no pensemos que lo hubiéramos hecho bien si nuestro compañero hubiera actuado de otra manera. Es fallo nuestro y debemos reconocerlo tal y como es.

Esto nos hará sentirnos mejor con nosotros mismos, ya que esto nos aportará sentido de la realidad y humildad.

El siguiente paso es reconocerlo de manera pública a las personas correspondientes, que sepan que ha sido fallo tuyo y pedir perdón por ello.

Esta parte suele ser la más difícil de aceptar, ya que la gente que tiende a no reconocer sus errores es aquella a la que le puede el orgullo. Esto crea una situación de tensión y malestar en el ambiente, ya que parece que existe una superioridad de esta persona frente a las demás. Por ello, lo mejor es armarse de valor, dar el paso de humildad, y reconocer un fallo, que los demás aceptarán de buen grado.

Fuente Imagen ThinkStock.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *