¿Insegura yo? No y nunca. Esa es la respuesta a la «posible» inseguridad que hayas podido demostrar en el terreno laboral. Afianza tu seguridad con tus mejores virtudes.

Actualmente la sociedad nos obliga a actuar deprisa, a llevar un ritmo que quizá no va con nosotras y a cumplir unas espectativas muy altas.

Muchas veces, nos cuesta darnos cuenta de que no estamos haciendo las cosas que queremos hacer o de la manera en la que nos gustaría.

Por eso, necesitamos parar un momento, reflexionar y preguntarnos, ciertas cosas que diariamente nos machacan y nos hunden psicológicamente.

Es entonces, cuando debemos replantearnos todo y afianzar nuestra seguridad aprovechando nuestras mayores virtudes. Vivimos en una sociedad competiviva, depredadora y salvaje con los sentimientos, de nosotras depende empezar a cambiar esos aspectos al menos en nuestro terreno.

Para ello, vamos a intentar que leyendo estas líneas al menos te sientas más segura y entiendas que a veces es mejor parar y pensar para después tomar impulso.

El trabajo, es actualmente, donde más horas pasamos y quizá el lugar donde más competivivo sea todo. Tú debes mostrarte tranquila, segura y afianzada de tus conocimientos y tu experiencia.

Además olvida las influencias de tus compañeros/as, porque tú debes guardar tu esencia. Debes valorarte como profesional y reforzar tus puntos fuertes. Tampoco debe existir un miedo a decir no o si ante ciertos conocimientos.

Si, además encuentras comentarios feos respecto tu valía como profesional, debes mostrarte elegante y segura, y demostrar quien eres tú.

Debes también estar orgullosa de tus gustos, de tu ambiente y «presumir» con delicadeza de ello.

Estar segura de lo que piensas y de lo que te hace moverte, es básico para dejar huella allá por donde pases.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *